El 24 de febrero de 2009 se lanzaba por primera vez la aplicación Whatsapp, revolucionando el uso del móvil como lo conocíamos. Hace justo 10 años de sus inicios y actualmente es una herramienta indispensable para la gran mayoría de la población. El uso del móvil se ha convertido en un elemento básico para comunicarnos, y también como diversión.

A rasgos generales usamos los teléfonos “inteligentes” en numerosas tareas del día a día. Lo usamos para leer noticias, redes sociales, compartimos fotos, escribimos cientos de mensajes. Y últimamente, además, vemos vídeos, series e incluso películas en trayectos de tren o en tiempos de descanso.

A raíz de este cambio tan marcado del uso de las tecnologías en la última década se han publicado trabajos científicos en los que se analizan las consecuencias que tiene sobre nuestro cuerpo el uso que hacemos de los teléfonos móviles.

Hoy queremos analizar el siguiente estudio realizado por investigadores de la Universidad Guanajuato, en México.

En este estudio se analizaron los expedientes médicos de 124 pacientes de entre 15 y 40 años. El 75% de ellos entre 15 y 25 años de edad. Todos ellos sin antecedentes de lesiones, accidentes, migrañas, intervenciones de la ATM (Articulación Temporo-Mandibular) u otros aspectos que pudiesen ocasionar dolor cervical.

Los datos sobre el uso del móvil son preocupantes

El 50% de los jóvenes usa el teléfono para comunicarse mediante mensajes cada día 4 horas o más. Esto significa que dedicamos aproximadamente una sexta parte del día a usar aplicaciones como Whatsapp. Si tenemos en cuenta que dormimos 8 horas, podríamos decir que del tiempo que estamos despiertos, 1/4 del tiempo estamos enviando mensajes.

El uso medio del teléfono se encuentra entre 730 y 1460 horas al año

Solamente un 9,6% de la gente entre 15 y 40 años afirma usarlo no más de una hora cada día.Biomecánica por uso del móvil

Este dato es especialmente preocupante entre la población mas joven de entre 15 y 25 años. Por el contrario el grupo de 30 a 40 años parece que no dedica tanto tiempo al uso del móvil para escribir mensajes.

En cuanto las consecuencias halladas derivadas del uso del móvil se vio que:

El promedio de dolor cervical producido por el uso del móvil es de 6 meses o más. En ese tiempo se han visitado una media de 2 médicos para intentar solucionar el dolor.

El 11% de los pacientes analizados sufría perdida de la capacidad visual. Este dato incluso no era percibido como tal por el propio paciente.

Consecuencias biomecánicas por el uso del móvil

Analizamos las consecuencias más preocupantes derivadas de este estudio

Al tener la cabeza por delante de lo habitual esto hace que haya un desequilibrio y el peso del cráneo haga trabajar más intensamente a los músculos del cuello y hombros para evitar que la cabeza caiga adelante y llegue la barbilla al pecho, aumentando su carga interna hasta un 80% a 90%.

columna y uso del móvilLa postura de todo nuestro cuerpo se modifica: Inclinación de la cabeza, flexión de columna cervical e  incremento de la curvatura dorsal. Aumenta la lordosis lumbar, aparece antepulsión de hombros y basculación de la pelvis

Los músculos y ligamentos de la nuca se estiran en exceso. Esto produce un peligro considerable para sufrir lesiones de columna como pueden ser hernias o protusiones. Así mismo se produce también una debilidad de la musculatura abdominal. Este punto es clave para la prevención de lesiones a nivel de las lumbares como puede ser la hernia de disco entre L5 y S1.

Por otro lado se produce un acortamiento de los músculos flexores de cuello como puede ser el Esternocleidomastoideo. También se ven acortados los pectorales y músculos flexores de columna lumbar como es el Psoas Ilíaco. Por último debido a estos cambios los músculos Isquiotibiales y Gemelos sufren también una pérdida de elasticidad.

Todo ello conlleva a un exceso de actividad de los músculos traseros del cuello y de las manos. Especialmente los relacionados con el dedo pulgar.

Lo que la evolución había logrado en el genero Homo a lo largo de tres millones de años, se está revirtiendo en los últimos 50 a causa del uso del automóvil, televisión y telefonía celular inteligente. Aunados al sedentarismo y obesidad.

El móvil como fuente de estrés y ansiedad

Sumado a todo este sobreuso patológico del teléfono móvil hay que sumar el componente “adictivo” de estos dispositivos. El uso de del teléfono segrega dopamina a nuestro organismo. La dopamina es una sustancia relacionada con el placer, la recompensa y la satisfacción. Creando así un vicio importante que perjudica aún más la sobrecarga de los músculos como el Trapecio.

Por otro lado, en este artículo se analizó también los niveles de estrés producidos por situaciones tales como la mala conexión de datos. El retraso de la red en los usuarios de teléfonos inteligentes indica que cuando una página tarda 6 segundos en visualizarse aumenta un 33% los niveles de estrés. Este dato es equivalente a la ansiedad producida por un examen de matemáticas o ver una película de terror. Todo ello repercute en la irritabilidad, ansiedad e insomnio.

Respecto este dato, otro estudio similar realizado con 369 estudiantes, reportó que el 71% de los jóvenes sufría cervicalgia, un 54,5% irritabilidad, 50% ansiedad, 47,4% falta de concentración y 31,3% insomnio.

Como consecuencia final, en países como EEUU el sistema sanitario ya ha clasificado el término “Text Neck Syndrome” en su lista de patologías. La traducción adaptada de este concepto sería “Síndrome cervical por escribir con el móvil”.

¿CÓMO REMEDIARLO?

Lo primero en lo que tenemos que insistir es en dosificar el uso de los dispositivos móviles. Debemos reducir el número de horas que dedicamos a ello, especialmente entre los más jovenes.

mejorar el uso del móvilEn caso de seguir usando el teléfono móvil para escribir mensajes, hay que seguir unas pautas: Debemos mantener las cervicales erguidas durante su uso. También es muy aconsejable apoyar los codos en la mesa para mejorar la posición corporal con su uso. La Fisioterapia ha demostrado ser una herramienta eficaz para el tratamiento de dolores como los descritos en este artículo.

El estudio que hemos analizado fue publicado en 2017. Si tenemos en cuenta que Whatsapp se empezó a usar en 2009, esto significa que en menos de 10 años se han producido grandes cambios preocupantes en la población joven. Estos cambios pueden ser aún más preocupantes con el uso repetido durante años.

Publicado en Fisioterapia y etiquetado , , , , , , .

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *